Los cuidamos del calor

En verano, perros y gatos también padecen las consecuencias del calor, pueden sufrir insolaciones, quemaduras solares y si aumenta su temperatura corporal incluso tener un golpe de calor. Su pelaje les protege de la radiación solar y otros agentes externos, pero igualmente están expuestos al calor, los mosquitos, las plagas, etc.

Por eso te dejamos unos consejos que ayudarán a tu mascota a pasar un mejor verano:

  • Evita los lugares poco ventilados: debemos mantenerlos fuera de la exposición directa del sol y evitar dejarlos encerrados en lugares poco ventilados, ya que no transpiran y el aumento de la temperatura corporal puede provocar un golpe de calor.
  • Pueden sufrir quemaduras de sol: aunque el pelaje protege a perros y gatos de las radiaciones solares, es importante mantener a nuestra mascota lejos de la radiación solar directa.
  • Hidratación continúa: es necesario que beba agua regularmente. Además, debemos controlar el origen del agua y evitar aguas estancadas o sucias que puedan provocar algún desorden digestivo.
  • Paseos que llevan a baños refrescantes: es importante mantener la higiene de nuestro perro y aprovechar estos momentos para darle baños refrescantes, que además les ayudarán a sobrellevar el calor.
  • Cuida de sus patas: el asfalto, el cemento y otras superficies pueden llegar a altas temperaturas al estar expuestas prolongadamente al sol. Por eso, es importante elegir los momentos más frescos del día para pasear, por la mañana o al anochecer.
  • Atención a los cambios en los hábitos alimenticios: es recomendable seguir una dieta controlada y planificar las comidas.
  • Cuidado con las pulgas y las garrapatas: el verano es la época de los insectos y arácnidos, debemos proteger a nuestras mascotas de pulgas y garrapatas colocándoles la pipeta.

Recuerda de consultar a tu médico veterinario ante cualquier situación fuera de lo normal para tu mascota

2016-02-01T02:08:12+00:00